Iconografía: La Gema Augustea.

Que la vida cotidiana está llena de simbología es una obviedad; desde las señales de tráfico que vemos por las calles hasta nuestro propio lenguaje rebosan mensajes encriptados que dependen de los interlocutores para ser entendidos. Durante siglos la iconografía, que no es más que una forma de desarrollar esta simbología, ha sido el vehículo fundamental para aleccionar al pueblo iletrado sobre temas diversos como la religión o la legitimidad del gobierno. Ya comentamos en otro artículo la importancia de los tipos de escritura usado en los edificios estaba perfectamente estudiada para darle un carácter monumental. Lo mismo ocurre con las representaciones del poder, en la Antigua Roma, como en otras civilizaciones antiguas, modernas y actuales, las puestas en escena de los órganos de poder están perfectamente estudiadas y medidas. Sobre este tema podríamos escribir libros y libros y aún así dejaríamos algo fuera, por lo que ahora vamos a ir a la práctica, más entretenida y divertida. De todas las piezas y representaciones que podíamos elegir, vamos a decantarnos por una de esas pequeñas joyas llenas de simbolismos: la Gema Augustea. Esta pieza, de 23 cm por 15 cm , está realizada en onix, data de alrededor de las dos primeras décadas de nuestra era, y posiblemente fuese realizada por Dioscurides (el joyero favorito de Augusto) o alguno de sus discípulos. Lo primero
que cabe destacar del objeto es que encontramos el espacio dividido en dos espacios independientes, arriba se representa una escena estática, de poder y una fuerte carga simbólica, que choca con la escena inferior, más dinámica. Pero, pese a la confrontación entre ambas escenas, la relación entre ellas es estrecha; la escena de arriba es producto de lo que ocurre abajo a la vez que los hechos narrados abajo son consecuencias de la escena representada arriba.

Empezamos narrando la escena de arriba (Por cuestión de orden). Como objetos principales observamos a dos personajes sentados que presiden el centro de la escena, y, a una de ellas fluyen todas las miradas, todas confluyen hacía él; se trata de Augusto, representado como Júpiter, con una posición herética, mientras sujeta el báculo de los aurúspices (lituus), bajo su trono un águila, símbolo inequívoco de Júpiter y de la divinización de los emperadores (consecratio). Junto a él, el símbolo de Capricornio, su símbolo zodiacal. Es un peligroso simbolismo; representar al Princeps – que en ese momento seguía vivo – como un dios choca frontalmente con el pensamiento romano. Junto a Augusto, sentada y con su mirada fija en el Princeps está la representación de la diosa Roma, armada, con su mano izquierda sobre la espada como muestra que Roma siempre está preparada para defenderse (Algunos autores han apuntado que la diosa Roma es, a la vez, Livia, la esposa de Augusto). Sobre la cabeza de Augusto una mano sujeta una corona de encina; es Oikoumene, la representación del mundo conocido. Es decir, todo el mundo civilizado corona a Augusto como victorioso, todo lo conocido se arrodilla ante el Princeps-Dios de Roma. Junto a ella Océano y Tierra, que sujeta la cornucopia símbolo de la abundancia, cerrando un cuadro compositivo que representa que Augusto es el líder de lo conocido, los mares y la tierra. En el lado izquierdo aparecen Tiberio y Germánico con una clara intención sucesoria; asociar a los dos jóvenes en las escena a Augusto refuerza su papel como posibles sucesores. En el carro aparece la diosa Victoria, que es la que conduce a Tiberio que se está bajando en ese momento para comunicar a Augusto una nueva victoria, posiblemente la que se representa abajo.

En la escena inferior vemos mayor movimiento, a la izquierda vemos como cuatro hombres que levantan el Tropaion, el trofeo que se levanta tras una victoriosa batalla en el lugar donde se luchó. El casco y armadura del primer hombre por la izquierda parece representar a un soldado tracio del rey Rhoemetalces, que ayudó a Tiberio en las campañas en Panonia. Ayudando a levantar el monumento triunfal aparece un soldado romano completamente uniformado y con la capa al viento; representación del dios Marte. Finalmente aparecen dos hombres más ayudando, posiblemente los dioses Dioscuros, Castor y Polux. Bajo el Tropaion aparece una pareja de bárbaros, ella se
lamenta mientras que él, con las manos atadas mira desafiante a sus captores. Representa el orgullo de los belicosos pueblos del norte, que pese a su pundonor, han caído derrotado frente al ejército de Tiberio – que viene representado por el escorpión de la izquierda, su zodiaco-. A la derecha otros dos bárbaros capturados muestran una actitud diferente, ella de pie sabe que será vendida como esclava, mientras él toma una posición de sumisión ante sus captores. ¿Pero quienes son sus captores? El sombrero que lleva el personaje que sujeta por los pelos a la mujer parece indicar que se trata de Mercurio, divinidad del comercio, que parece estar hablando con una figura femenina, de espaldas y armada, que es Diana. En general se representa en la escena inferior como los dioses se muestran favorables e incluso colaborativos con las campañas militares en Panonia que lleva Tiberio bajo el gobierno de Augusto.

En definitiva, y como decíamos, las dos escenas representan de forma simbólica una realidad única; Augusto es el gobernante absoluta, que domina todo en una posición casi-divina (o sin el casi), y sus ejércitos, al mando de sus dos personas más cercanas, Germánico y Tiberio, subyugan a los enemigos de Roma con la ayuda de los propios dioses. Como anécdota, Germánico era mejor general que Tiberio y el propio Augusto lo prefería como sucesor, pero si hacemos caso a las malas lenguas, Livia conspiró para asesinarlo y dejar el camino libre para su hijo natural (y adoptivo de Augusto), Tiberio.

Una gran cantidad de medicamentos existentes en línea por qué perder el tiempo y visitar la farmacia si ustedes son puede fácilmente comprar remedios sentarse en casa. Puede solicitar un remedio en línea recta para tratare el tratamiento medico agudo de los signos de artritis reumatoide o neuralgia del trigémino. Generalmente, tanto los hombres como las mujeres se ven afectados por disfunciones sexuales. Cuestiones como Comprar Kamagra Oral Jelly son muy populares ahora. ¿Qué debe usted estudiar acerca de “Kamagra“? Otras farmacias lo describen como Kamagra Oral Jelly De la India. Mientras que la disfunción eréctil no es necesariamente pesada, tal enfermedad es a menudo uno de los primeros signos de otras condiciones de salud subyacentes que pueden ser muy fuertes. La gente siempre debe pedir especialista en medicina sexualmente para el asesoramiento profesional sobre el asunto. No olvide, la mejor manera de evitar medicamentos falsos es comprar medicamentos recetados como Kamagra de tener un sitio web de buena reputación con el que está relajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *