La Organización Militar II

Segunda parte del artículo sobre la organización militar que nos envía Jesús Ricardo González Leal (@rgonzalezleal) que continua el anterior artículo y viene a seguir completando el nuestro.

A partir del siglo IV a.C. el ejército romano sufriría una serie de reformas que le llevarían a ser más flexibles de cara a la batalla y el número de efectivos variará, aunque el número de soldados oscilará entre los 5.000-5.200 hombres.

Las legiones quedarán ahora divididas en 10 cohortes, compuestas por un número cercano a 500 hombres -480 generalmente-. Cada cohorte estaba dividida en 3 manipulos –entre 240 y 300 soldados- y cada manipulo en 2 centurias – 160 soldados- conformando las centurias un número de infantes que gira entorno a 80 hombres aproximadamente. La caballería se dividirá ahora en turmae, grupo de 30 equites.

En este ejército sólo se daba entrada a los que eran considerados propietarios, es decir, los que podían costearse un equipo militar. Así mismo, era un ejército de leva contratado por el Estado que contemplaba un número muy variable de individuos: desde 3000 se amplió a 4000, después a 5000, y en algún momento pudieron haber llegado hasta 6.000.

Las unidades peor pertrechadas, provenientes de los más bajos estratos de la población eran los vélites, que portaban un gladius –espada de doble filo-, varias jabalinas para arrojar en el transcurso del combate, un parma –escudo redondo-, y un220px-Gladius_in_hand casco de cuero llamado galea. Conformaban la infantería ligera del ejército, estaban provistos de una gran movilidad y en el combate realizaban escaramuzas, hostigando así a las tropas enemigas. Llegaban a “abrir” la batalla usando sus jabalinas contra el ejército rival y se replegaban detrás la primera línea de infantería pesada: los asteros o hastatii.

Los hastatii –llamados así porque portaban una lanza –pila o hastahasta en la batalla- eran la primera línea de infantería pesada en entrar al combate. Solían ser soldados jóvenes provenientes de una clase social modesta que podían pagarse un equipo mejor que el de los vélites. Llevaban una
armadura hecha con tiras de cuero reforzadas llamada lorica segmentata, un casco de metal –cassis- un escudo convexo denominado scutum, una gladium y una pila, una lanza arrojadiza.

Los principes componían una segunda línea de infantería pesada. Eran soldados más veteranos, de unos 30 años, y más pudientes que los hastatii. Al igual que ellos, portaban una lorica segmentata, un cassis, el scutum, la gladium y el pila. A diferencia de los hastatii, estos podían pagarse una cota de malla como coraza.

Tras los princeps venían los triarii, los soldados más veteranos de la legión. Iban pertrechados igual que los anteriores, pero no portaban una lanza arrojadiza, sino una jabalina larga usada en el combate cuerpo a cuerpo que recibió el nombre de hasta. Solían ser usados en las situaciones más extremas y peleaban como una falange sólida. A menudo se les usaba para contener a los enemigos mientras se reorganizaba la legión o se huía del combate de forma ordenada.

Legión_manipular

Una gran cantidad de medicamentos existentes en línea por qué perder el tiempo y visitar la farmacia si usted puede fácilmente comprar remedios sentarse en casa. Puede solicitar un remedios caseros en línea para tratar de el tratamiento agudo de los signos de artritis reumatoide o neuralgia del trigémino. Generalmente, tanto los hombres como las mujeres se ven afectados por disfunciones sexuales. Cuestiones como Comprar Kamagra Oral Jelly son muy populares ahora. ¿Qué debe usted estudiar acerca de “Kamagra“? Otras farmacias lo describen como Kamagra Oral Jelly De la India. Mientras que la disfunción eréctil no es necesariamente pesada, tal enfermedad es a menudo uno de los primeros signos de otras condiciones de salud subyacentes que pueden ser muy fuertes. La gente siempre debe pedir especialista en medicina sexual para el asesoramiento profesional sobre el asunto. No olvide, la mejor manera de evitar medicamentos falsos es comprar medicamentos recetados como Kamagra de tener un sitio web de buena reputación con el que está relajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *