Macrino castiga, Macrino innova.

Uno de los castigos más conocidos en el ejército romano era la “decimatio”; se dividíala legión o parte de ella en grupos de diez y en cada grupo se elegía por sorteo uno que sería el ejecutado a la vista del resto del ejército. Un horrible castigo que fue raramente usada y que muchos autores no dudan en señalar como una tradición antigua. Era tan raro que solo es utilizado en momentos de grave indisciplina colectiva (abandono del campo de batalla, por ejemplo). Según Polibio, mientras uno de cada diez era fustigado y apedreado, los nueve restantes eran obligados a comer cebada – que se considera una deshonra – o dormir fuera del campamento. Pero hoy no hablaremos más de este terrible castigo pues nuestro tema es comentar a un gran innovador en el tema de los castigos, el emperador Macrino (217 – 218).

Nacido en Cesarea, su carrera fue fulgurante, siendo parte de todos los gobiernos anteriores desde Septimio Severo llegando a Prefecto del Pretorio bajo Caracalla. Un honor al que Macrino supo responder convenientemente al participar en la conspiración contra el propio emperador. Ya vemos que Macrino no se casaba con nadie. Pero lo hemos traído para hablar de las curiosas innovaciones que trajo bajo el brazo; acusado de ser demasiado severo con sus castigos y que aplicaba en exceso la decimatio – con la mala prensa que eso tenía – se le ocurrió que lo rebajaría, inventando así la “centesimato” (es decir, uno de cada cien legionarios sería ejecutado) y la “vicensimato” (uno de cada veinte en este caso). Macrino se enorgullecía tanto de su clemente innovación hasta el punto de que ambas palabras fueron invento suyo.

Sin embargo, el castigo que supuso el clímax de su ingenio se lo llevaron dos soldados que intentaron violar a una esclava. El terrible delito debía llevar aparejado un terrible castigo que cortase de raíz cualquier nuevo intento de cometer tan infame acto. Y Macrino quería poner su nombre en la historia con una pena de altura. De este modo, tras obtener la confesión de ambos individuos – no entraremos a especular cómo lo consiguió – ordenó que trajesen dos bueyes de gran tamaño, a los que abrió en canal y ordenó introducir a los condenados uno en cada buey. Eso sí, con la cabeza por fuera para que pudieran hablar y respirar. De este modo los expuso un tiempo al menos. De este modo, al menos, Macrino no se aburría y siempre podría entretenerse a pensar nuevos tormentos; y si no se le ocurría, pues ya repetiría alguna atrocidad.

Una gran cantidad de medicamentos existentes en línea por qué perder el tiempo y visitar la farmacia si usted puede fácilmente comprar remedios sentarse en casa. Puede solicitar un remedio en línea recta para tratar el tratamiento agudo de los signos de artritis reumatoide o neuralgia del trigémino. Generalmente, tanto los hombres como las mujeres se ven afectados por disfunciones sexuales. Cuestiones como Comprar Kamagra Oral Jelly son muy populares ahora. ¿Qué debe usted estudiar acerca de “Kamagra“? Otras farmacias lo describen como Kamagra Oral Jelly De la India. Mientras que la disfunción eréctil no es necesariamente pesada, tal enfermedad es a menudo uno de los primeros signos de otras condiciones de saludos cordiales subyacentes que pueden ser muy fuertes. La gente siempre debe pedir especialista en medicina sexualidad para el asesoramiento profesional sobre el asunto. No olvide, la mejor manera de evitar medicamentos falsos es comprar medicamentos recetados como Kamagra de tener un sitio web de buena reputación con el que está relajado.

One Comment

on “Macrino castiga, Macrino innova.
One Comment on “Macrino castiga, Macrino innova.
  1. Pingback: Macrino castiga, Macrino innova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *