Paralelismos en la Historia: Pidna y Versalles.

Muchas veces hemos defendido en este espacio que, en realidad, muchas de los acontecimientos actuales tuvieron ya su paralelo en el mundo antiguo. Esta tesis la podemos extender perfectamente a hechos que ocurrieron en nuestro pasado pero, a la vez, lo bastante alejados del mundo antiguo para poder defender que, de haber tenido en cuenta las lecciones de la antigüedad, es posible que la historia hubiera sido diferente. En este artículo nos centraremos en dos acontecimientos bien conocidos: las consecuencias de la batalla de Pidna y los Acuerdos de Paz de Versalles de 1919. Hagamos memoria de ambos acontecimientos por separado:

Makedonische_phalanx

Falange macedónica

La batalla de Pidna (22 de Julio del 168 a.C.) puso fin a la III Guerra Macedónica que a> enfrentaba a la agresiva República Romana contra el Reino Helenístico de Macedonia. Ambos bandos se tenían muchas ganas, principalmente porque para Roma, el reino de Macedonia era un estorbo en su plan de expandirse por la rica Grecia, mientras que para Macedonia, la prepotente Roma era una molestia continua en lo que consideraba su radio de acción directa (Grecia). Así las cosas, el enfrentamiento era prácticamente inevitable, y el resultado – la victoria de Roma – supuso la confirmación que las legiones romanas eran tácticamente superiores a las falanges macedónicas en campo abrupto. Tras el enfrentamiento, Roma estaba decidida a que Macedonia no volviese a levantarse más, pues no quería tener otro enemigo al que temer.

TreatyOfVersailles3

Portada del Tratado de Versalles

Por otro lado, los Acuerdos de Paz de Versalles del 1919 pusieron “fin” a la I Guerra Mundial. Un terrible enfrentamiento que no vamos a analizar aquí pero que nadie debería olvidar que toda Europa esperaba que tuviera lugar, aunque nos gustaría pensar que nadie esperaba un desarrollo tan cruento. Tras el enfrentamiento, las potencias vencedoras se tomaron el acuerdo de paz como una revancha, una auténtica venganza contra la principal potencia derrotada, Alemania. Un tratado que ya en la época levantó muchas voces en contra desde el sector victorioso. Un acuerdo que suponía, básicamente, un castigo a Alemania tan duro que no quisiera jamás levantarse – a la par que colocaba a los vencedores como potencias agredidas y las exculpaba de toda pretensión bélica antes del conflicto.

Como vemos, en ambos momentos tan separados, la principal preocupación de los vencedores es cargar de culpas al perdedor a la vez que intenta aplastarlo para que jamás se levante. En el caso romano, Macedonia fue saqueada y dividida en cuatro repúblicas independientes entre las cuales estaba prohibida cualquier tipo de relación (económicas, sociales e incluso matrimoniales). Además, Roma se quedaba con las minas de la región y la población fue desarmada. Por otra parte, por el Tratado de Versalles, Alemania perdía multitud de territorios, era condenada a pagar todos los daños causados por la guerra que suponía una cifra desorbitada para un país destruido por la propia guerra. Además la población fue desarmada y el ejército limitado a una mínima expresión.

220px-Perseus_of_Macedon_BM

El rey Perseo de Macedonia

En resumen, ambas potencias fueron humilladas por los vencedores. Como consecuencia, la población guardó un rencor enorme que latía a la espera de cualquier oportunidad para tomar la revancha. En Macedonia esta vino de la mano de un tal Filipo que se hacía pasar por hijo del difunto Perseo, rey de Macedonia. Consiguió armar algún jaleo y la población, harta de la presión romana, lo apoyó. Roma tuvo que volver a intervenir, dando lugar a una IV Guerra Macedónica que acabó por convertir la propia Macedonia en provincia romana. Por su parte, la humillación de Alemania a raíz del Tratado de Versalles llevó al país a una situación que permitió al conocido Adolf Hitler alcanzar el poder con las tristes consecuencias que todos conocemos.

En ambos casos la intención del vencedor solo fue dejar claro que ellos no tenían la culpa, y su empeño por vengarse solo provocó un nuevo conflicto. Imponer duras condiciones no lleva a la paz como comprobaron los romanos, si en Versalles lo hubieran tenido en cuenta, quizás la historia contemporánea de Europa hubiera sido diferente.

One Comment

on “Paralelismos en la Historia: Pidna y Versalles.
One Comment on “Paralelismos en la Historia: Pidna y Versalles.
  1. Muy buen comentario y real, y hoy día nos estamos acercando a otra “venganza” o otro “levantamiento”. un caso muy cercano es lo ocurrido a Catalunya, hasta el lenguaje fue prohibido y…….la historia continua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *