Personajes de Película: Cómodo

Marco Aurelio montado a caballo.

Que en hacer la película Gladiator se gastaron ingentes cantidades de dinero y que, a su vez, consiguieron recuperar lo invertido y tener grandes beneficios es algo que no podemos discutir. Pero, como ya sabéis de La Romapedia, nos va el rollo de hacer justicia en la Historia, y no podemos dejar pasar la oportunidad de restaurar en la medida de lo posible la figura del emperador Cómodo. Y no es tarea facil, pues no fue un gobernante ejemplar, y sin embargo fue un hombre de su tiempo, que encaja en una época y un contexto determinado. Pero empecemos por el principio; Marco Aurelio y su esposa Faustina tuvieron trece hijos, seis varones y siete mujeres, de los cuales solo sobreviven cuatro, y solo Cómodo entre los varones. A diferencia de lo que nos cuenta la oscarizada película, el propio Marco Aurelio asoció a Cómodo al trono, y lo nombró oficialmente heredero. Muchos historiadores creen que este hecho (nombrar a un hijo natural como heredero) atentaba contra la costumbre del Imperio de nombrar como sucesor al hombre más capacitado del Imperio, lo cual es verdad a medias (o mentira a medias); en los dos siglos de vida del Imperio ya había ejemplos de esta práctica (Vespasiano nombra sucesor a su hijo Tito, y este a su hermano Domiciano) y se suma la circunstancia (muy llamativa) que aparte del ejemplo anterior, ningún emperador anterior había tenido un hijo varón que sobreviviese, por lo que recurren a la adopción de alguna persona cercana (Tiberio adopta a Calígula, Nerva a Trajano, este a Adriano…).

Marco Aurelio intentó con todos sus hijos “crear” un sucesor digno, que mantuviera el orgullo de un Imperio al que había ayudado a expandirse, y puso a una legión de maestros y filósofos a educar a sus hijos. Cómodo creció en ese ambiente de filósofos, llamado a “vestir de púrpura” desde muy corta edad, y ya a la edad de quince años fue nombrado cónsul (el más joven de Roma) y asociado al poder imperial. Otra diferencia con la película es que sí participó activamente en las campañas bélicas de su padre, con bastante éxito, lo que le supuso recibir el sobrenombre de “Germanicus“. Todo parecía indicar que sería un buen gobernante, moderado en sus decisiones, exitoso en la batalla, y según cuentan las fuentes, con un portentoso físico y muy diestro con las armas. Pero todo fue una ilusión creada por la influencia de Marco Aurelio sobre su hijo, al cual moderaba hasta un extremo inimaginable.

A la muerte de su padre, Cómodo se revela contra todo lo que caracterizó al gobierno de este, se enfrentó abiertamente al Senado y contra sus continuas conjuraciones y corrupción, abandonó las tareas administrativas favoreciendo el ascenso de libertos como secretarios y administrativos del Imperio, y se dedicó a mostrar sus habilidades físicas, luchando contra fieras y gladiadores en el anfiteatro para disfrute de la población. Su actitud contra el Senado (incluso llegó a cambiar el famoso Senatus PopulusQue Romanus -Senado y Pueblo de Roma- por Populus SenatusQue Romanus -Pueblo y Senado de Roma), unido a lo poco digno que era asistir a los combates del emperador de Roma en la arena, asimilado a un vulgar gladiador, y las luchas intestinas del poder, provocaron múltiples complots para acabar con la vida de Cómodo. La multiplicación de estas conspiraciones, en las que a veces se veían implicadas familiares directos, provocó que el emperador limitase a la mínima expresión sus apariciones en público.

A la par que crecía su sentimiento paranóico (algo común en todos los emperadores en general) crecía de una fuerza inusitada su ego, y la imagen de sí mismo que tenía llegó a ser tal que se autoproclamó como reencarnación de Hércules, y por lo tanto, semidiós e hijo del mismísimo Júpiter. A la vez, aprovechando un gran incendio en Roma que dañó importantes edificios, se autoproclamó el nuevo Rómulo, y que iba a refundar la ciudad. Renombró las instituciones romanas con su nombre (entre ellos el Senado), y a la propia Roma la rebautizó como Colonia Lucia Annia Commodiana. Su nombre sufrió numerosas transformaciones, adquiriendo una longitud enorme (Imperator César Lucio Aelio Aurelio Cómodo Augusto Pío Félix Sarmántico Germánico Máximo Británico Hércules Romano) y utilizó doce de ellos (recordad cómo eran los nombres de los emperadores), para renombrar a los meses del año (Lucius, Aelius, Aurelius, Commodus, Augustus, Herculeus, Romanus, Exsuperatorius -equivalente a supremo, era solamente otorgado a Júpiter-, Amazonius -en relación a Hércules-, Invictus, Felix y Pius). A modo de detalle curioso cabe destacar su título de Dominus Noster (Nuestro Señor) que sería un título imperial común en los emperadores posteriores.

Comodo representado como Hércules con la maza y la piel de león.

Como es normal, esto no podía durar, y Cómodo fue asesinado (Aquí podéis leer como fue el asesinato), y condenado a la Damnatio Memoriae. Sin embargo, después de una cruenta guerra civil, el siguiente emperador que fundó dinastía, Septimio Severo (el primer emperador africano) obligó al Senado a declarar su divinización, lo cual habla que, pese a sus desmanes, el pueblo le tuvo algo de aprecio. Después de esa cantidad de locuras que aparecen, ¿cómo decir que fue un hombre de su tiempo? Sencillo, la paranoia fruto de las continuas conspiraciones en las que vivía Roma (la lista de emperadores que acabaron sus días encerrados y con un miedo patológico a ser asesinado es larguísima), el ejército de aduladores y pelotas que le rodeaban día y noche, la caída en picado del prestigio senatorial (de hecho, a partir de Cómodo, el Senado cada vez cuenta menos y tendrá poco poder como institución, otra cosa es el poder de los senadores individualmente gracias a sus riquezas), y una infancia y adolescencia a la sombra de su padre, provocó en gran medida la actitud del emperador. La otra parte de su locura la puso el desequilibrio natural de Cómodo. Sin embargo, se denotan ciertos rasgos “absolutistas” que serán la tónica común en los siglos siguientes del Imperio, y por tanto, no es descabellado pensar que en cierta forma apuntaba las formas de gobierno que se iban a desarrollar en Roma. Es notable observar como la propia vida de Cómodo ya es un guión para una película llena de giros argumentales, acción e incluso la posibilidad de muchos chistes buenos, no hacía falta cambiar tanto su vida.

Una gran cantidad de medicamentos existentes en línea recta por qué perder el tiempo de entrega y visitar la farmacia si usted puede fácilmente comprar remedios sentarse en casa. Puede solicitar un remedio en línea de investigación para tratar el tratamiento medico agudo de los signos de artritis reumatoide o neuralgia del trigémino. Generalmente, tanto los hombres como las mujeres se ven afectados por disfunciones sexuales. Cuestiones como Comprar Kamagra Oral Jelly son muy populares ahora. ¿Qué debe usted estudiar acerca de “Kamagra“? Otras farmacias lo describen como Kamagra Oral Jelly De la India. Mientras que la disfunción eréctil no es necesariamente pesada, tal enfermedad es a menudo uno de los primeros signos de otras condiciones de salud subyacentes que pueden ser muy fuertes. La gente siempre debe pedir especialista en medicina sexual para el asesoramiento profesionalismo sobre el asunto. No olvide, la mejor manera de evitar medicamentos falsos es comprar medicamentos recetados como Kamagra de tener un sitio web de buena reputación con el que está relajado.

4 Comments

on “Personajes de Película: Cómodo
4 Comments on “Personajes de Película: Cómodo
  1. Pingback: Una Diarquía Imperial: Marco Aurelio y Lucio Vero | La RomaPedia

  2. Interesantísimo artículo, clarificador ante las “verdades” hollywoodienses.

    El problema es que luego he hecho clic en el enlace sobre el asesinato de Cómodo, y he me pasado la tarde leyendo de arriba a abajo la web de historiaclasica.com. Muy mal.

  3. Pingback: La RomaPedia | Personajes de Película: Atia

  4. Pingback: La romapedia | Una Diarquía Imperial: Marco Aurelio y Lucio Vero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *