¡Que Alguien Piense en los Elefantes!

TeatrodePompeyo1

Reconstrucción del complejo construido por Pompeyo

Nos situamos en el año 55 a.C.; Pompeyo acaba de mandar construir uno de los mayores monumentos en Roma para su mayor gloria y como recordatorio de sus victoriosas campañas. Sería el primer teatro en piedra de Roma, un edificio singular que incluso tres siglos después Dión Casio seguiría alabándolo. Erigido en el Campo de Marte, la estructura sobresalía por encima de todos los templos construidos por diferentes comandantes en los siglos anteriores, un claro mensaje de quien se consideraba el mayor de los generales romanos. Pero lejos de ser del agrado de toda Roma, los sectores conservadores de la ciudad argumentaron que era peligroso que una de las más griegas instituciones (el teatro se entiende) tuviera sede permanente en Roma. Además temían que, ante tanta comodidad que ofrecía el nuevo teatro, los romanos decidieran pasar allí sus horas en vez de estar trabajando.

Retrato_Epoca_republicana_Pompeyo_jpg

Retrato de Pompeyo

Pero si grande era el complejo que incluía no solo el majestuoso teatro, sino que además contaba con un amplio pórtico y daba cabida a varios templos (Virtus, Honos, Felicitas y Venus Victrix), más grande debería ser la ceremonia de inauguración. Y es que ya hemos comentado que, en el juego político romano, hacer grandes derroches de dinero en el ocio ajeno era una gran jugada. Según las fuentes
Pompeyo organizó juegos musicales, gimnásticos e incluso carreras en el cercano Circo Flaminio. Y como no podía ser de otra manera, hizo traer centenares de bestias para el disfrute de los romanos. Los autores hablan de hasta quinientos leones sacrificados en cinco días, así como veinte elefantes que debían enfrentarse a hombres que portaban pesadas armaduras. Y aquí es donde la jugada le salió mal a Pompeyo; durante el espectáculo, los elefantes intentaron huir provocando primero el pánico entre los asistentes. Una vez reconducidos los animales, muchos de los espectadores sintieron compasión hacia los elefantes exigiendo que no fueran matados. Esta compasión se transformó en enfado contra Pompeyo por organizar un espectáculo tan cruel. Posiblemente esto se unió a la fama de crueldad que el propio Pompeyo se ganó cuando servía bajo las órdenes de Sila en la guerra civil.

Para fortuna de Pompeyo, su fama era lo suficientemente grande para soportar este pequeño revés. Incluso aún aguantaría cinco años más como el principal general romano, aunque el joven César le recortaría distancias a una velocidad vertiginosa. Es muy posible que este capítulo de los elefantes hubiera acabado con la carrera de algún general o político menor como en otras ocasiones había ocurrido. Y es que, pese a lo dicho más arriba, organizar espectáculos para el disfrute del pueblo no siempre es garantía de éxito. Además, al contrario de las ideas que a veces reinan en nuestras cabezas, los romanos no amaban la violencia sin control, la sangre por la sangre, e incluso tenían su corazoncito que le hacía sentir lástima de los propios animales a los que habían ido a ver morir.

Una gran cantidad de medicamentos existentes en línea por qué perder el tiempo y visitar la farmacia si usted puede fácilmente comprar remedios sentarse en casa. Puede solicitar un remedio en línea recta para tratar el tratamiento agudo de los signos de artritis reumatoide o neuralgia del trigémino. Generalmente, tanto los hombres como las mujeres se ven afectados por disfunciones sexuales. Cuestiones como Comprar Kamagra Oral Jelly son muy populares ahora. ¿Qué debe ustedes son estudiar acerca de “Kamagra“? Otras farmacias lo describen como Kamagra Oral Jelly De la India. Mientras que la disfunción eréctil no es necesariamente pesada, tal enfermedades respiratorias es a menudo uno de los primeros signos de otras condiciones de salud subyacentes que pueden ser muy fuertes. La gente siempre debe pedir especialista en medicina sexual para el asesoramiento profesional sobre todo el asunto. No olvide, la mejor manera de evitar medicamentos falsos es comprar medicamentos recetados como Kamagra de tener un sitio web de buena suerte reputación con el que está relajado.

4 Comments

on “¡Que Alguien Piense en los Elefantes!
4 Comments on “¡Que Alguien Piense en los Elefantes!
  1. La fama de cruel de Cne Pompeyo Magno no era la suya sino de su padre Cneo Pompeyo Strabon al que apelaban ‘Carnicero’ por sus actuaciones durante la guerra itálica, pero Sila le apodó ‘
    Carnicerito’ para intentar bajarlo de su pedestal al haberse autollamado Magnus sin haber conseguido ni una sola victoria militar.

    Con los elefantes parece que no escarmentó de cuando intentó usarlos tirando del carro triunfal en el desfile de su Triunfo en África contra los enemigos de Sila y que no entraban por la puerta Triunfalis por su gran tamaño y el poco vano de dicha puerta

    • Bueno, su actuación en la represión de los últimos rescoldos de la oposición popular a Sila en Sicilia no fueron, por así decirlo, muy clementes. Cierto es que, entre el padre e hijo, el primero se lleva la palma en el campo de la crueldad.

  2. Coda Bella. Aunque no lo mencionan fue donde el 15 de Marzo 44 A.C. que Julio Cesar. extraordinario hombre Popular pero anti Optomista y enemigo de un senado de privilegio encontru su muerte a las manos de senadores peor que imbeciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *