Tarcondimoto: el pirata amigo de Roma

Retrato_Epoca_republicana_Pompeyo_jpg

Pompeyo, el amigo de los piratas

La piratería en la antigüedad era vista, en muchas culturas, como una actividad económica más a la que uno podía dedicarse con honor e incluso, en los textos homérico, se puede ver que los grandes personajes de la época arcaica complementaban sus ganancias agrícolas con esta actividad. Roma, pese a todo, se preocupó mucho de ir limpiando esta actividad en su creciente esfera de influencia, pues suponía un freno a sus crecientes intereses comerciales. Un episodio con los piratas tuvo el propio Julio César e incluso el Senado concedió un mando especial a Pompeyo para acabar con la piratería que asolaba la costa de Anatolia. Y es en este punto donde hace su aparición nuestro protagonista de hoy, Tarcondimoto, natural de la zona de Cilicia Pedias.

Consciente fue Pompeyo ,durante el mencionado mando especial que le fue concedido, que acabar con la piratería en la zona oriental era una tarea imposible usando solo la fuerza, optó por utilizar la diplomacia con aquellos jefes piratas que entendieran que los tiempos habían cambiado y lo beneficioso que sería ser aliados de Roma. De esta forma, Pompeyo nombró a varios reyezuelos piratas en la zona, como es el caso de Tarcondimoto, a cambio de que acabasen ellos mismos con sus actividades y controlasen que sus vecinos hicieran lo mismo. Tarcondimoto se mostró como un aliado fiel que mantuvo las actividades piráticas al mínimo (sin llegar a abandonarlas porque sería renunciar a su propia forma de vida) y muy favorable a la colaboración con la poderosa república, llegando a ser mencionado por Cicerón como amigo y aliado de Roma.

Tarcondimoto apoyará a Pompeyo en su enfrentamiento contra Julio César, prestando su flota junto a la de otros jefes piratas para su campaña en Oriente. Esta alianza le supuso al de Piceno el título de “dueño de los mares”, un título que le valió poco al ser derrotado en Farsalia y posteriormente traicionado en Egipto. La muerte de Pompeyo debió ser un profundo disgusto para sus amigos piratas que le debían su posición, sobre todo porque César podía vengarse. Sin embargo sabemos que César no tomó represalias, por una parte consciente de la importancia de estos jefecillos para mantener las rutas comerciales abiertas y por otro lado porque posiblemente no le dio mucho tiempo a tomar ninguna medida importante. La posición de Tarcondimoto se cerá reforzada con la llegada a Oriente de Marco Antonio quien lo omará bajo su cuidado, utilizandolo incluso en apoyo de Sexto Pompeyo que por esa época daba la lata a Octavio en Sicilia. Tras la derrota del hijo de Pompeyo Magno, se mantendrá en el trono siempre bajo la protección del triunviro Antonio, ya en clara oposición a Octavio. Es en esta época cuando su posición y su relación con Roma se establece y es tratado como rey con todo lo que ellos respecta. Esta relación con Marco Antonio hizo crecer su posición hasta el punto de iniciar una emisión de moneda propia y hacer pública su condición de fiel partidario de Antonio. Tarcondimoto seguiría manteniendo a raya a los otros jefes piratas de su zona mientras Antonio le permitía capturar algunos barcos con los que matar su propio gusanillo de la piratería. Sin embargo Tarcondimoto parece destinado a apoyar siempre al bando perdedor y tras Actium su posición deja de ser tan segura. Octavio – que a diferencia de César si tuvo mucho tiempo tras sus victorias – lo apartó del trono definitivamente como venganza por su pasada oposición. Se baraja que muriese además poco después de Actium.

image00125

Moneda de Tarcondimoto

Sin embargo no debemos pensar que Octavio planificó el control directo de Cilicia tras destronar a Tarcondimoto; a la luz de lo difícil que era controlar la zona, nombrará a otro rey con pasado pirata de nombre Philometor (o Filometor) quien con más pena que gloria cumplirá su papel. Los problemas con la piratería perdurarán años e incluso el emperador Claudio tendrá que dar un golpe en la mesa por la creciente actividad pirática en la zona. La piratería nunca terminó de ser un problema del pasado y se detecta hasta el siglo V de nuestra era (y posteriormente, pero ya nos estaríamos yendo de época). Las actividades de piratería serían una forma tradicional de muchas culturas mediterráneas, no solo en Oriente, incluso en la península ibérica se darán casos de piratería que llevarán a Roma a tomar cartas en el asunto.

Tarcondimoto es un ejemplo de las relaciones diplomáticas de Roma; si no puedes con ellos… utilizalos.

One Comment

on “Tarcondimoto: el pirata amigo de Roma
One Comment on “Tarcondimoto: el pirata amigo de Roma
  1. Pingback: La romapedia | Los Bagaudas: ¿Románticos o Simples Delincuentes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *